martes, 10 de abril de 2012

Distanciadamente Invisible


Con todo lo que siento, ya en nada me concentro. Estas más en mi mente que en mi presente. Quisiera tenerte y nunca perderte. Un fuerte dolor hay en mi corazón y tu andas sin ninguna dirección. En un bosque estoy perdida y nadie por mi da la vida. En un rayo de luz, fue donde apareciste tu.

Ya quiero gritarle al mundo entero, que tu eres lo que quiero. Pero con esta distancia de por medio, no creo que pase nada serio. Aunque mi amor por ti vaya creciendo, yo poco a poco a ti te lo iré diciendo. En la ciudad de la soledad, es donde estaré siempre para que me puedas encontrar. De ahí no me moveré nunca, para que como siempre me regales la luna.

No quiero que me mires, no quiero que beses, por siempre quiero que me abraces, infinitamente. Una raya llamada destino es la que nos divide, que hasta besarnos nos impide. En un cuento de fantasías, junto a ti estaría. Aunque no suceda, es lo que más me gustaría. Quiero compartir momentos inolvidables contigo, que me hagan olvidar en esta vida lo sufrido.

Me duele que no sepas que existo, y que no me quieras ni un poquito. Hasta aquí concluyo con todo esto, y es por tu culpa si de todo esto me arrepiento. Aunque no me mires ni un momento, es igual lo que por ti siento. Que en tu vida te vaya bien, donde quiera que estés. Ya sea con ella, ya sea sin mi, ya sea con nadie... Que seas muy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada