martes, 31 de enero de 2012

La ilusionada realidad

Quisiera verte y tener de frente, para decirte todo lo que siento por ti sin ningún inconveniente. Abrazarte es lo que más quisiera hacer y que con esto nada logre perder. Aunque kilómetros nos separen yo pienso en ti, porque para ello no hace falta que estés aquí. En las madrugadas de soledad, es cuando te extraño más. En las tardes de hacia el futuro caminar, es cuando más tu mano quiero tomar. Y por el resto de mi vida, es contigo con quien quiero estar.

Ojalá estuvieses conmigo aquí, para que veas que yo puedo hacerte feliz. Solo en mis sueños te puedo tener, y eso es algo que no me da placer. Nunca había estado tan segura en la vida, y que parte de ella de ti dependería. Me sobra demasiada fe amándote, y que de eso pendiente no estés. No se si estoy en lo correcto, pero quiero que me respondas algo concreto. Tú sabes como ilusionar, pero no pensaste que con eso me podrías lastimar. Abunda confusión en mi cabeza, que no puedo olvidarla ni con cerveza. Muy atrapada en el fondo de la soledad, me di cuenta que eres el único que de allí me puede sacar.

Viajo a la ciudad de la realidad, queriendo encontrar la verdad. Por más que logre olvidar, siempre vuelvo a recordar. Por más que este sentimiento quiera olvidar, siempre a flote permanecerá. Junto a ti quiero caminar, desde aquí hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada